Solución a la paradoja del gato de Schrödinger

Por fin encontré la solución al experimento del gato de Schrödinger !!!!

Si no sabes qué es la paradoja del gato de Schrödinger no merece seguir leyendo (ni viviendo)

Esta mañana estaba en la ducha, momento en que uno piensa las mayores “tonterías” del mundo. Está demostrado que en momentos rutinarios como ducharse, afeitarse o lavarse los dientes es cuando el cerebro (no recuerdo qué hemisferio) entra en funcionamiento y resuelve problemas lógicos. ¿Recordáis como Árquimedes descubrió en la bañera la manera de saber si la corona era de oro macizo? Pues yo esta mañana he sido como Árquimedes.

Mientras estaba en la ducha ha venido a mi cabeza la paradoja del gato de Schrödinger.

Si hacemos caso a la física cuántica el gato puede estar vivo o muerto a la vez. Puede tener ambos estados en un mismo tiempo. Únicamente sabremos su estado en un universo (recordemos que existen universos paralelos) una vez abierta la caja y descubrimos si está vivo o muerto.

Pues bien, la solución al problema es extremadamente sencilla: Olfateamos la caja. Si huele a bicho muerto, el gato está muerto. Si no huele significa que el gato está vivo, moribundo o hace poco que murió.

Si, lo sé, lo sé. Soy un genio. Después de 75 años del planteamiento del problema, vengo yo y lo resuelvo sin despeinarme.

Espero que este año SÍ me den el Premio Nobel de Física.

Comparten en ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

8 pensamientos en “Solución a la paradoja del gato de Schrödinger

  1. Puto Informático

    LiMaX, no sé si sirven. Te agradezco la ayuda pero me cansé de hacer de pringao. Después que tiraran a la mierda todo el trabajo que realicé para montar la tienda virtual, creo que lo menos que puedo hacer es pasar de seguir haciendo el gilipollas y seguir ofreciendo servicios informáticos a quien no sabe valorar mi trabajo, esfuerzo y tiempo.

    Gracias por todo.

    Responder
  2. aspi

    Y si a pesar de no oler, abrimos la caja y está vivo… podemos hacer como una vecina que hace poco tuvo gatitos, fruto de las aventuras amorosas de su promíscua gata.

    La solución: !! a la poceta ¡¡

    Moraleja: muerto el perro… perdón, el gato… se acabó la rabia (en este caso la paradoja).

    Descanse en paz.

    Responder
  3. LiMaX

    mierda… no tengo olfato, por eso no se me ocurrió a mi… jajajaja

    P.D./off-topic: ya me dirás si los programas de contabilidad te sirven ;)

    Responder
  4. Javier

    Pero y si el veneno huele a agua fresca de rosas?

    La solucion es que claramente el gato es inmortalmente cuantico.

    Responder
  5. DIEGO

    Pero ¿y si se diera tal reacción química entre el gas venenoso, la partícula radiactiva y los gases o vapores despedidos por el cuerpo en descomposición, tal que dicha reacción diera como resultado la anulación total de todo tipo de pestilencia?

    ¿Ehh?, ¿Ehh?… Fascinante!!!

    Responder
  6. Miguel

    Ese gato tiene menos futuro que un bollo en casa de Falete. Pero apuesto por 2 cosas, el gato muere en cuento entra en la caja, debido a radiaciones letales… o sufre mutaciones varias, que le permite alimentarse unos días a base de veneno y partícula, muriendo finalmente de hambre…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *