El primer bug de la historia

A estas alturas todos sabemos que un “bug” es un fallo informático. Pero lo que pocos habrán visto es el primer bug real de la historia de la informática (que se tenga conocimiento)

Ocurrió en 1945. La científica Grace Murray Hopper trabajaba como programadora en el laboratorio de cálculo de la Universidad de Harvard y cuando trataba de averiguar la causa de un fallo de un ordenador (Mark II), descubrió que era debido a una polilla que se había introducido entre los contactos de unos de los relés del ordenador, por lo que anotó en el cuaderno de incidencias “First actual case of bug being found”, en castellano: “Primer caso real de bicho que se ha hallado”. De ahí el nombre de “bug”.

Aunque “bug” significa “insecto”, ya se empleaba la palabra “bug” para describir errores informáticos mucho antes que se encontrara esta polilla.

Actualmente esa polilla, junto con la hoja de anotaciones, está expuesta en el museo Naval Surface Warfare Center Computer de Dahlgren, en Virginia, EEUU.

Comparten en ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

2 pensamientos en “El primer bug de la historia

  1. Puto Informático

    Yo leo: “es el primer bug real de la historia de la informática (que se tenga conocimiento)”.

    Bug real, insecto real. No se refiere a bug como fallo, que ya existían antes lógicamente, sino “bug” en forma de insecto. Y este es el primer caso que está documentado.

    Responder
  2. Anonymous

    Aunque “bug” significa “insecto”, ya se empleaba la palabra “bug” para describir errores informáticos mucho antes que se encontrara esta polilla.

    Pues no era el primer bug de la historia?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *