3- Instalando a nuestro Pringao

Tercera Parte

Primero de todo, hablé con él y le expliqué que me podría ayudar a comprar un ordenador. El resto fue sencillo… fui a su casa y me dio varios folletos de precios de ordenadores y me intentó explicar no-se-qué rollo de la memoria RUM y el CDRAM. Lo que realmente entendí es que cuanto más altos sean todos los números mejor. Incluido el precio. No importa eso último, paga Papá.

También me enteré de que no hay ordenadores de Microsoft, y que los ordenadores tampoco se llaman Windows. Windows es el programa que se mete en el ordenador. Genial. Me importa tres bledos cómo se llame, mientras pueda jugar al FISFA y al Kuake. Me habló de que él usaba un sistema que se llama Lunix o algo así, pero cuando le pregunté que si iba el FISFA me dijo que no, así que ¡menuda mierda! ¿para qué puede servir algo así?

Bien, yo hice como que prestaba mucha atención y al final de todo dije “NO LO ENTIENDO.” Se lo dije varias veces, delante de mi madre y de la suya, hasta que dijo: “BUENO, VENGA, YO TE ACOMPAÑO A LA TIENDA Y LO COMPRAMOS“. En ese momento le dije a mi madre lo ocupado que estaba jugando con mis amigos y que tenía que ir al cine por la tarde, así que ambas madres convinieron que lo mejor era que mi madre le diera el dinero y él me lo comprara, porque como él es informático, nadie mejor que él para comprarlo y que no me engañen en la tienda…

A los tres días Ramón Aguillo me trajo el ordenador. ¡Hay que ver qué lento! ¡Ha tardado 3 días! Tuve que estar 3 días esperando viendo la tele y jugando a la consola mientras él iba a la tienda dos veces, una a encargarlo y otra a recogerlo, y encima llega todo sudado el tío guarro diciendo que pesa 20 kilos el monitor de 17 pulgosos de esos… todo excusas. Y va y me suelta lo había conseguido sacar por un precio muy ajustado… seguro que ha timado a mi madre y le ha cobrado dinero de más y luego ha hablado con el de la tienda para que falsificara las facturas… En fin, yo paso.

La siguiente hora la dediqué a ver cómo montaba el equipo. Ramón Aguillo me explicaba para qué servía cada cable y dónde iba conectado. Como si me importara algo… “PERO SI YO NO VOY A TOCAR LOS CABLES NUNCA, NO SEA QUE SE ESTROPEE“, le dije. El tío insistía en que necesitaba saber cómo funcionaba por si acaso, así que hice como que le escuchaba mientras largaba cosas sobre el ratón, el teclado y el monitor.

También me contó un rollo de que él cuando se compró el Spectrum en su época, lo primero que hizo fue leerse el manual de BASIC y las revistas Microhobby que además explicaban cómo funcionan los ordenadores y chorradas así. Yo también tengo material, llevo 2 años leyendo todas las comparativas de juegos de la revista PCguol y PCacutal. Además si algo tengo claro es que Microsof es una gran empresa que hace los mejores programas, que hay que copiarse el FISFA todos los años y que el u-ese-bé es lo más guay porque es muy rápido. Mira, aquí dicen que los modems serie son muy lentos pero que con modems uesebé puedes enviar fotos a Australia como si fuera tu misma ciudad… y todo gracias a Telenófica, que tiene los mejores precios del mundo y que ofrece unos servicios geniales y que sin ellos no habría Interné en España. También está clarísimo que el Ofis es imprescindible para las empresas. Yo tengo grabado el Ofis 2000, pero mis amigos tienen el EquisPé así que me tendré que copiar ese, no sea que se rían de mi.

Pero sigamos con la instalación del ordenador…

Cuando terminó de instalarlo el tío me acuerdo que me dijo que le tenía que dar 25.000 pelas para comprar el Windows ese. ¡25.000 pelas! ¡Hábrase visto! ¿Pues no nos quería timar el tío este? Me quería cobrar 25.000 pelas cuando mi primo tiene todos los Windows que hay, los tiene hasta repetidos. El pesao del Ramón Aguillo me dijo que no debía instalar software pirateado, a lo cual yo contesté las siguientes premisas universales:

  • Windows es gratis, todo el mundo lo tiene sin pagar.
  • El señor que inventó los ordenadores e Internet, Bill Gates, ya tiene mucho dinero y no necesita más.
  • Total, yo sólo lo quiero para jugar.
  • No se van a morir de hambre por vender un programa menos.
  • El que no se copia los programas es subnormal. Los piratas son tíos geniales con un parche en el ojo y que te dejan tener todos los juegos que quieras muy baratos.

A las dos horas ya tenía el CD de Windows Millennium Edition (tenía que ser buenísimo porque el nombre suena guay) de mi primo Rodrigo Mita y pasé con cara de “pobrecito niño ™” a casa del vecino, procurando que me viera su madre. Con un tímido “YA TENGO EL PROGRAMA QUE ME DIJISTE, ¿ME LO INSTALAS?” conseguí tener al pringao en mi casa instalándome el Windows ME.

Desde aquí es todo muy fácil…

Primero le tenemos dos horas instalando Windows. Por supuesto, no prestamos la más mínima atención mientras lo hace, ya que eso no es interesante por más que el pardillo insista en que tenemos que aprender porque se estropea mucho. Ya le llamaremos si pasa eso.

Después, cuando reinicia el ordenador, le insistimos en lo importante que es el saber cambiar el fondo del escritorio. Una vez aprendida tan magna tarea, y cuando el pringao cree que se puede ir a su casa le pedimos que si no podría instalarnos un par de programillas que tenemos, entre los cuales podemos destacar:

  • El ofis, que sirve para escribir todo. Por ejemplo, los trabajos del colegio, o para apuntarse un teléfono de un amigo. Para eso se abre el ofis y se crea un nuevo documento. Hay un clip metido dentro del ordenador que lo hace todo, no necesitas saber nada.
  • El fotosop, que sirve para poner la cara de mi primo en el cuerpo de un perro que tenemos por ahí en una foto jotapejé.
  • El 3DStudioMAS, que no sé para qué sirve pero todos lo tienen y suena muy bien. Lo de 3D ESTUDIO sirve para que mi madre crea que es un programa para estudiar.
  • Un par de utilidades imprescindibles como FISFA 2009, Kuake 5 o Commiendos 2.
  • Unas cosas que no sé qué son, como el Winzip y el Getraich.
  • El antivirus PANDAS, para evitar que la gente me pegue los virus cuando estornudan cerca del ordenador.
  • La enciclopedia ENJARTA 2002, de 35 CDs. Esto lo instalo para poder enseñarle a mi madre todas las cosas que puedo hacer con el ordenador, y para copiarme los trabajos con eso de copiar y pegar.
  • Unos 60 cedés más, de temática variada.

En estos momentos el pringao piensa: “Coño, pero si yo sólo le dije precios de ordenadores en las tiendas… ¿qué hago yo aquí?

Pero continuemos…

Tras la instalación de todos los programas educativos preguntaremos una y otra vez “TODO ESTÁ EN EL MENÚ, ¿NO?“. Haremos eso cada vez que el pringao nos intente explicar qué son ficheros, carpetas y chorradas de esas. Si nos intenta enseñar una ventana negra en la que hay que ¡¡ESCRIBIR!! (sí, amigos, en pleno siglo 21 hay que escribir cosas) y además ¡¡EN INGLES!! le diremos que no lo entendemos y que nos ponga eso en el menú. Si nos dice que no se puede poner eso en el menú haremos referencia a que creíamos que él sabía más de informática…

Una vez se haya ido nuestro pringado, aprovecharemos los dos minutos de camino entre nuestra casa y la suya para instalar todos los CDs de revistas que tengamos, con demos y programas shareware que hacen un montón de cosas, así como programas bajados de Internet por nuestros amigos. Para hacer eso desactivamos el PANDAS porque la diskettera y el cederón van lentos si lo tenemos puesto. Si se estropea algo estaremos a tiempo de llamar al pringao : “OYE, ESTO LO HAS INSTALADO MAL PORQUE NO VA“.

Si algún día aparece alguna pantalla azul ya sabemos que “LA CULPA ES DEL RAMON AGUILLO, QUE COMPRO HARGUAR BARATO QUE NO ES COMPATIBLE CON ESTA VERSION DE WINDOWS“. Además, “SEGURO QUE LO INSTALO MAL“.

Hoy he tenido que volver a llamarle. Se había roto el ordenador, porque mi madre limpiando el polvo había desenchufado el cable del joystick de 4 botones, y ha tenido que venir urgentemente a repararlo. “MIRA QUE FÁCIL ES CONECTARLO“, me decía el tío morro. No, si aún querrá que mire donde se enchufa y todo… pero si da igual donde se enchufe, no sé para qué tanta gaita si ¡luego en el Windows va sólo sin hacer nada!

Autoría:
Santiago Romero

Continuará…

Comparten en ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Un pensamiento en “3- Instalando a nuestro Pringao

  1. faby7es

    Buenísimo… Mis felicitaciones…
    Lástima que no haya conocido el blog antes…
    Enhorabuena !!!!! (buen trabajo; todavía no he podido leer todas las entradas, pero lo haré; prometo que lo haré)

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *